Mi foto

Amante de los tiburones. Me encanta la magia, los libros y París.

martes, 9 de abril de 2013

Me llaman vida

Desde pequeña, he tenido la suerte de descubrir que la magia es un disfraz
y se puede vestir de tres colores diferentes.

He visto caer mi primer diente de leche
y he asaltado en un descuido a mi ratona personal.

Le he visto sudar sangre para conseguir sacar a sus dos soles hacia delante.

He visto a mi madre presumir de hijas 
con una sonrisa que daba la vuelta al puto universo,
y me he sentido, por un momento,
una de las princesas de su reino.

He visto llorar más que llover
y aún así han sabido plantarme selvas en la piel.

He visto como el amor de mi antes me decía "hasta siempre"
y volvía para recrearse en mi intento de no poder olvidarle jamás.

Le he visto reír en otros brazos
y he odiado mi existencia por un segundo.
Pero luego le he visto sonreír con el corazón en la mano
y he entendido la importancia del verbo ir.

He visto cadenas perpetuas a corazones sin salida
que se dormían en el sofá soñando un ojalá.

He tratado con primos que se han hecho hermanos de sangre
y he visto la sangre tan de cerca
que puedo asegurar con total seguridad
que de rojo no tiene ni la vergüenza.

He intercambiado sustancias con la propia droga
y he visto como mi familia perdía su nación en una raya de coca.

He robado y me han pillado,
he tenido conocidos que creía amigos
y he conocido amigos que nunca dejarán de ser.

Me he preguntado más de cien veces al día
y he encontrado dos respuestas para el siguiente amanecer.

He acelerado mientras llovía
y siempre cogía la segunda salida cuando ella me echaba de su ayer.

Le he llorado durante quinientos cuarenta y siete días
sin dejarme ni un solo techo por comer.

He logrado que mi piel no sangrase su huida
y he acabo abrazando los vacíos que le dejaba él.


-Y no es que ella aparezca prácticamente en cada línea,
es que, seguramente,
ésta sea la última vez que sabréis de su vida.

Hoy,
que me he abierto en canal para limpiar el desastre que guardo dentro,
va a salir caminando sola
y no voy a dejar que se duerma en mi recuerdo-


Me he perdido durante un año y medio entre sábanas
que parecían guardar mis domingos de abril.

He tenido crisis existenciales tan grandes
que en un descuido se han hecho mundiales
-y ahora pagáis todos mis intentos de búsqueda-

He visto a la muerte cobrarse vidas
de seres queridos que no querían dejar de ser
y dejar el cambio encima de la mesa 
porque su pensamiento era volver.

Me han acabado encontrando
y han acabado conmigo sin necesidad de más que las palabras.

Me han enseñado que el amor a distancia es una puta mentira
y que los abrazos al aire a veces esconden balazos.

He visto a mi hermana rota de dolor porque el amor se iba sin ella
y sin otra.
-Si el amor no quiere agarrarte
hace que el verbo amar evolucione hasta amarrarte
y nunca más quieras volver a dar la mano-

He viajado con ella a Londres para ponerle las lentillas 
que un día ahogó en Madrid.
Y se ha cogido más de dos aviones hasta encontrar el sitio donde se había perdido.
-Volvió con él-

He seguido sus pasos porque he tenido ejemplos en las manos 
que no han merecido tanto la pena.
-Ella debería salir en los libros haciendo referencia al corazón-

He tenido que cambiar mis sueños porque a mis padres no les daba el dinero.
Y he encontrado maneras de soñar donde no existe moneda que las pueda pagar.

He tenido siempre dos familias
y nunca he hallado las ventajas en la separación de la mía.

He querido por encima de mis posibilidades
porque nunca me creí posible de hacer feliz a alguien.

He conocido cielos dignos de creer.
He rezado a Dios antes de un examen
y me ha pillado -el muy cabrón-
haciéndole la primera mención.

He tenido intenciones de tatuarme la piel,
pero siempre he acabado diciendo que para qué,
si el disfraz algún día terminará ensuciándose
y tendré que mudarme de nuevo.


Pero me corrí. 
Me he corrido tantas veces en la vida
que tengo la suerte de conjugar ese verbo hasta en presente.

Y eso...
             eso no lo puede decir cualquiera.

14 comentarios:

  1. Esto es bueno. Realmente bueno... Enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. La vida es una maldita novata a tu lado.

    ResponderEliminar
  3. Vuelvo a leerlo y me emociono. Mira que es bonito, joder.

    ResponderEliminar
  4. Si "la magia es un disfraz que sólo tiene tres colores" y "el disfraz algún día terminará ensuciándose/ y tendré que mudarme de nuevo" quizá la magia sea la piel y correrse sea como deslizarse entre magia y magia. No sé, pero me gusta eso de querer por encima de nuestras posibilidades y eso de abrirse en canal, como quien quiere extraer el veneno de una mordedura de serpiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La magia más que la piel, son los roces con ella(s), el significado de poder "correrse" o de echar a correr alguna vez. Tener la posibilidad de.
      A mí no es que no me guste eso de querer por encima de todo lo que soy, pero sí asusta en ocasiones cuando caes en la cuenta de que la otra persona es tanto, tanto, que para abarcarle tienes que dejar de ser probable para empezar a ser posible, y de ahí lo de por encima de ellas.
      Y a eso del veneno te diré que sí, que posiblemente esté totalmente envenenada de vida y es por eso que me sale abrirme (en canal) de vez en cuando. :)

      Eliminar
  5. Increíble, te has convertido en mi nueva poesía para dormir, o para no conseguir dormir. Leer esto, ver tus vídeos consigue que no sepa que hacer con tantas ganas de querer lo que (a quien) quiero. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Increíble me parece a mí que alguien me diga esto...
      Ojalá no quitarte mucho sueño.

      Y... ¡Ah! con las ganas de querer yo las aprovechaba y abrazaba a alguien, ¿eh?

      Un beso! :)

      Eliminar
  6. Me encantó lo he tenido qué leer varias veces porque se me llenan los ojos de lágrimas me ha llegado y mucho. Es hermoso .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias... Espero que tuvieras a alguien cerca para secar esas lágrimas.
      Un beso :)

      Eliminar