Mi foto

Amante de los tiburones. Me encanta la magia, los libros y París.

jueves, 17 de julio de 2014

Te miro, luego existo


"Para alguien que se muere la vida es sólo un día malo"



Siempre que me despierto pienso que hoy puede ser mi último día malo. 

Estoy enferma. Como todos. Todos seguimos creciendo y enfermamos de cosas banales a lo largo de nuestros días. Todo es una enfermedad crónica, todo se vuelve crítico cuando no existen indicios de morir.

Hace poco escuché decir que los funerales se hacen para los vivos. Aún no me puedo creer que llevemos tanto tiempo conociendo el final de nuestra historia y todavía seamos capaces de seguir procrastinando. 
No nos entiendo, y la verdad, lo prefiero.

La muerte es lo único seguro que tenemos en la vida. El adiós. La despedida. La pérdida infinita. La antesala de un después que quizá siempre o jamás nunca. 
Esto. La existencia.

Lo vital es invisible a unos ojos que pueden ver, pero no saben dónde mirar. El ciego se imagina tener enfrente un amor que un cojo decide dejar atrás. Todo es tan por fuera que resulta fácil temer un interior cuando te adentras. El tiempo sigue pasando por estas manos que jamás sabrán explicar lo que no se atreven a tocar.

Una cama de hospital no deja de ser una habitación donde llorar, pero siempre, el que más llora es el que se queda. Ya no importa la mirada que se va, ya no hay físico que atormente, no hay sentimientos que confundan, no existe el olvido en un cuerpo que ha dejado de olvidar. A veces, simplemente, no importan las paredes, a veces, es necesario localizar una ventana para saber que en cualquier momento podemos ganarle la muerte al final.

Alguien que no respira por sí solo se sienta en cada paso que da y el resto seguimos poniendo el peso en una llamada que nunca llega, en una acción que nunca acaba, en algo que nunca cambia. El resto seguimos cansados de tanta nada.
El mundo se vacía. El mundo es un vacío doloroso, una voz que hace eco en una eternidad finita. Para alguien que se muere la vida es sólo un día malo y para nosotros, que somos mundo y nos morimos con todo, los días pasan de uno en uno en una vida que jamás se termina de llenar por mirar a la pared en vez de a la ventana.



Mientras escribo esto pienso, si el infinito fueran unos ojos, todos tendríamos claro dónde mirar.

5 comentarios:

  1. Tal vez esa certeza que tenemos de que la muerte es lo unico seguro,sea el causante de que nos perdamos en los minimos detalles y la esencia de lo que se es se esfume

    ResponderEliminar
  2. La clave es no dejar de mirar... observar las paredes y aprender de ellas para poder reconocer una ventana.

    Espero conocerte algún día para ver la magia que vive en tus ojos.

    ResponderEliminar
  3. Aunque el mundo esté vacío todavía hay corazones valientes que se atreven a llenarlo. No lo olvides. (a veces hay ventanas que nunca llegamos a saber que existen, y, a veces, es más fácil derribar paredes)

    Fdo.
    Un gorrión.

    ResponderEliminar
  4. Cuando estamos hartos de tanta nada, o de días que se suceden, al mira esa pared, deberíamos recordar que hay una ventana.
    Sí, Alejandra, si el infinito fueran unos ojos, sabríamos dónde mirar. Lo bueno, es que podemos recordarlos, mirarlos y recomponernos.


    ResponderEliminar
  5. Precioso tu blog, esta entrada en general, no sé, he entendido cada una de las palabras identificandome. Sobre todo cuando dices 'una cama de hospital no deja de ser una habitación donde llorar, pero siempre, el que más llora es el que se queda'. Preciosa entrada y precioso blog. Has ganado una seguidora más.
    Un beso enorme,
    http://enesteladodelmar.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar